Nuestra primera imprecion al mundo.

Nuestro rostro refleja nuestra naturaleza y es nuestra primera imprecion al mundo.

El paso del tiempo, la exposición al sol y el envejecimiento de los tejidos

hacen que la piel, tejido celular subcutáneo, los músculos de la cara y del cuello pierdan su tono.

La perdida de tono produce la caída de los tejidos, disminución de las prominencias Oseas, perdida de la línea de la mandíbula y bordes de los labios, así como también aumento de volumen submandibular, comúnmente llamado “papada”.

La aparición de la flacidez produce profundización de los surcos naturales y aumento de las arrugas finas en todo el rostro.

Todos estos cambios traen como consecuencia la perdida de las características faciales propias de la juventud, produciendo una apariencia de cansancio aunque la persona se sienta saludable y llena de vida.

Este procedimiento también conocido como rejuvenecimiento facial, nos permite realizar un adecuado reposicionamiento de las estructuras profundas y la piel de toda la cara y el cuello, dándole una adecuada tensión a todos los músculos y retirando en exceso de grasa y piel.

Consúltale al doctor ROLANDO ARIAS. Click aqui